LA MASA MADRE, ESE MISTERIOSO INGREDIENTE

Categorías : Pan y masas de levadura Rss feed

PAN CON MASA MADRE

Desde un tiempo a esta parte, se está intentando volver a los productos elaborados en casa como se hacía desde antaño. El pan no está siendo una excepción y todos estamos buscando la manera de elaborar un pan de calidad en nuestra propia cocina.
Aún así, existen muchas dudas sobre su ingrediente estrella, la masa madre. Hoy os contamos qué es, cúal es su proceso, cómo prepararla y cómo mantenerla.

La respuesta a la primera pregunta es bien sencilla; la masa madre son las levaduras que de forma natural hay en el ambiente de tu casa. Las mismas que hacen que algunos productos que tienes en tu frigorífico se estropeen al fermentar. Pero en este caso, al igual que con el vino y la cerveza, estos microoganismos serán el punto indispensable para conseguir un pan gourmet.

PRINCIPIO MASA MADRE

¿Entonces estas levaduras son algo bueno?

Todo tiene un lado bueno y su medida. Si están sobre un alimento que no queremos que se estropee fermentando, será malo, pero si está sobre una mezcla de agua y harina, puede llegar a ser nuestro bebé, como muy bien dicen las hermanas Simili en su libro “Pan y dulces italianos”.

¿Qué necesitan estas levaduras para proliferar?

Las levaduras necesitan de dos cosas para poder crecer: una temperatura adecuada, que ronda los 24ºC y un azúcar del que alimentarse, que lo van a proporcionar nuestras harinas; esos hidratos de carbono que tanta controversia traen también alimentan a las levaduras de nuestra masa madre. La temperatura es la de la habitación, que aunque no tiene que ser exactamente de 24ºC, tampoco puede estar todo el tiempo a 2ºC o a 48ºC.

MASA MADRE PREPARADA

Una vez que sabemos más sobre qué es la masa madre y sus necesidades, nos falta saber ¿cómo se prepara?

Nuestra masa madre es única porque la combinación de levaduras de nuestro entorno no se repite en otras casas u otras cocinas. La prepararemos solo con “cosechar” las levaduras que hay en el ambiente, dejando que caigan sobre una mezcla de harina y agua, puesta en un recipiente que taparemos con una gasa o paño limpio que no sea muy tupido. Para “recolectar”, tendremos que ir alimentando con agua y harina esa mezcla durante un periodo de 7 días. Tan sencillo como todo esto para poder conseguir tu propia masa madre.

Y como sabemos que la teoría es una cosa y la práctica es otra, la mejor manera de aprender todo sobre elaborar tu propio pan en casa, lo tendrás en cualquiera de nuestros talleres para hacer pan en cualquiera de sus versiones.

Share

Suscríbete a nuestro Boletín

Y DISFRUTA DE TODAS NUESTRAS NOVEDADES, OFERTAS Y RECETAS GRATIS