Menaje de Cocina: Acero o Acero de Carbono

Se usa para sartenes, woks y paellas. La comida no se suele adherir al acero y a lo largo del tiempo si no lo limpiamos agresivamente creará su propia capa antiadherente natural.

El acero y el acero de carbono tienen tendencia a oxidarse.  Los cazos, sartenes y woks suelen venderse recubiertos de una capa de cera para prevenir la corrosión. Esta cera se retira calentando la sartén o wok; ya que primero se derretirá ligeramente y después se eliminará lavando la sartén en agua caliente con jabón. Una vez hecho esto, es importante secar la sartén cuidadosamente para luego “curarla”. Esto se hace calentando un poco de aceite en la sartén hasta que humee y recubriendo bien la superficie interna de la sartén con este aceite caliente. Una vez hecho esto, se retira la sartén del fuego, se deja enfriar, se retira el exceso de aceite, se seca con un papel absorbente y se guarda en un lugar seco.

Para ayudar a crear la capa antiadherente natural, aconsejamos poner una cucharadita de sal en la sartén y frotar la sal por toda la sartén con un papel de cocina humedecido con unas gotas de aceite. Aparte hay que evitar limpiar con esponjas de acero o limpiadores agresivos.


Suscríbete a nuestro Boletín

Y DISFRUTA DE TODAS NUESTRAS NOVEDADES, OFERTAS Y RECETAS GRATIS