Menaje de Cocina: Acero inoxidable

Hoy en día es probablemente el metal más utilizado en las cocinas ya que es muy resistente y de gran durabilidad. El acero inoxidable está compuesto de una amalgama de cromo y níquel. La mayoría del acero inoxidable es acero 18/8, esto quiere decir que está compuesto de 18 partes de acero y 8 de níquel. El acero inoxidable más duro, resistente al óxido y brillante está compuesto de 18 partes de acero y 10 de cromo y es el conocido como 18/10 o acero quirúrgico.

Desgraciadamente el acero inoxidable no es un buen transmisor de calor, por ello los cazos y sartenes cuentan con un fondo térmico o una capa interna de cobre, aluminio o alguna aleación de plata.

La dureza del acero inoxidable hace que los utensilios sean muy resistentes a altas temperaturas y a caídas o golpes. Su inconveniente es que la comida se puede pegar, particularmente si la fabricación no es de calidad y no están bien pulidos o el fondo térmico no está bien sellado.

El acero inoxidable no es corrosivo y no reacciona con sustancias ácidas o alcalinas, por ello las baterías de acero son aptas para el cocinado de cualquier alimento.

La mayoría del acero inoxidable va a todo tipo de fuego, incluida la inducción, pero conviene consultar producto por producto.


Suscríbete a nuestro Boletín

Y DISFRUTA DE TODAS NUESTRAS NOVEDADES, OFERTAS Y RECETAS GRATIS